top of page

El callejón del gato

Ana de Alvear

1/2 - 23/3
Pencil color drawings on paper

Inspirado en la paradoja del Gato de Schrödinger, los multiversos de Ana de Alvear juegan con la superposición cuántica de la existencia o no existencia de esos universos, resultado de la vinculación a un evento subatómico aleatorio que puede ocurrir o no.


Estos multiversos podrían formar parte de la discusión teórica de las interpretaciones de la  mecánica cuántica,  particularmente en situaciones que involucran esos problemas de medición, de entrelazamiento cuántico durante el desarrollo del experimento mental.


En la interpretación de los “muchos mundos” formulada por Hugh Everett  en 1957, el proceso de medida supone una ramificación en la evolución temporal de la función de onda. La posibilidad de que el gato de Schrödinger esté vivo y muerto a la vez se da, pero en ramas diferentes del universo, siendo ambas reales aunque incapaces de interactuar entre sí debido a la decoherencia cuántica.

En la interpretación de los “muchos mundos”, el colapso no es objetivo, por lo tanto, se esperaría que el gato se haya asentado en un estado definido mucho antes de que se abra la caja, es decir que «el gato se observa a sí mismo».


En este callejón, donde el gato solo es el animal de compañía, los multiversos de Ana de Alvear hacen un guiño al espectador que vuelve a tener que preguntarse si los dibujos son abstracciones o realismo absoluto de una realidad paradójica que puede o no existir.

bottom of page